Revista de Salud Ocular Comunitaria. Publicado 14 junio 2018.

Prevención de la ceguera por ROP, el rol de las enfermeras en la reducción del riesgo

Dra. Ana Quiroga Asesora técnica de neonatología: Ministerio Nacional de Salud y Directora de enfermería neonatal de posgrado: Universidad Austral, Buenos Aires, Argentina. Dra. Sarah Moxon Investigadora adjunta: Maternal, Adolescent, Reproductive and Child Health (MARCH) Centre, London School of Hygiene & Tropical Medicine, Londres, Reino Unido.
Salud Ocular Comunitaria Revista
Contenido relacionado

Los profesionales de enfermería neonatal tienen un contacto frecuente con los recién nacidos pretérmino y sus padres. Al proporcionar un alto nivel de atención, ellos pueden desempeñar un papel esencial en la prevención de la retinopatía del prematuro

Screen Shot 2018-06-14 at 7.30.23 AM

Los profesionales de enfermería cualificados tienen un papel funda- mental como parte del equipo multidisciplinario de atención neonatal que cuida a los recién nacidos prema- turos. Sin embargo, la enfermería neonatal no es una profesión reconocida en muchos países, y estos profesionales enfrentan retos impor- tantes a la hora de proporcionar una atención neonatal de alta calidad. El personal de enfermería puede ayudar a prevenir la ROP ayudando a reducir los factores de riesgo y a través de la atención diaria que brindan a sus pacientes. Estos factores se resaltan a continuación con el sistema de atención “POINTS” (Figura 2).

Screen Shot 2018-06-14 at 7.30.29 AM

Control del dolor Procedimientos tales como análisis de sangre, administración de terapia intravenosa o inserción de un tubo nasogástrico son dolorosos y pueden desestabilizar al prematuro. Estos procedimientos dolorosos deben limitarseentodoloposible,y eldolor se puede reducir administrando al recién nacido una solución oral de sacarosa o un chupete (chupón) para succionar antes de realizar el procedi- miento. En el caso de procedimientos muy dolorosos, se pueden usar analgé- sicos sistémicos.

Monitorización de oxígeno Todo el personal de enfermería que trabaja en la unidad neonatal es responsable de monitorear la saturación de oxígeno usando un oxímetro de pulso, un cuidado estándar para neonatos que reciben oxígeno suplementario. El personal de enfer- mería es responsable de comprobar que la concentración de oxígeno sea óptima programando las alarmas en los monitores de oxígeno y respondiendo de inmediato cuando éstas emiten una señal. Las alarmas deben programarse a88%y 95%paraquesuenensila saturación de oxígeno del recién nacido cae por debajo del 89% o se eleva por encima del 94%. Mantener la saturación de oxígeno dentro de los límites recomendados requiere atención las 24 horas y un entendimiento pleno de los niveles peligrosos de oxígeno en la sangre debidos a una saturación de oxígeno alta o baja. Oxígeno, aire comprimido, mezcladores de aire, flujó- metros, humidificadores de oxígeno y monitores son accesorios esenciales.

Control de infecciones Los prematuros son mucho más susceptibles a contraer infecciones que los adultos y tienen menos capacidad de combatirlas. Una infección perinatal (dentro de las 48 horas siguientes al nacimiento) generalmente se contrae durante el parto. Las infecciones de inicio tardío son más comunes y se contraen por infección cruzada en la unidad neonatal. La clave para prevenir la infección de inicio tardío es lavarse las manos antes de entrar a la unidad neonatal y antes y después de atender a cada recién nacido. Esto también se aplica a los visitantes y oftalmólogos. Otras medidas para prevenir la infección incluyen la preparación cuidadosa de la piel antes de realizar análisis de sangre o de colocar un goteo intravenoso, asegu- rarse de no dejar juguetes y otros objetos en la cuna y evitar el uso de antibióticos de amplio espectro. También se puede reducir el riesgo de infección mante- niendo limpia la unidad neonatal y evitando usar el mismo equipo médico, como los estetoscopios, entre los recién nacidos. El intestino de los neonatos que reciben el cuidado de sus madres y son alimentados con leche maternal, se coloniza con organismos beneficiosos en lugar de dañinos.

Nutrición Una nutrición adecuada es esencial para el crecimiento y desarrollo normal de los recién nacidos prematuros y ayuda a reducir el riesgo de infección y de ROP. Los prematuros, como todos los recién nacidos, necesitan grasas, carbo- hidratos, proteínas, minerales y vitaminas. El mejor alimento para los recién nacidos pretérmino es la leche materna. Si son demasiado inmaduros para ser amamantados, se les puede administrar la leche maternal en canti- dades muy pequeñas, a los pocos días de su nacimiento, usando una cuchara pequeña, taza o biberón. Las madres pueden extraer y almacenar su leche en un frigorífico en la misma unidad neonatal. La leche materna puede enriquecerse con nutrientes adicionales, o los neonatos pueden ser alimentados con fórmula infantil estándar. La nutrición intravenosa es necesaria para neonatos demasiado inmaduros o enfermos para ser alimentados oralmente.

Temperatura El prematuro no es capaz de tiritar cuando tiene frío. Para compensar, consume más oxígeno, lo cual aumenta su requisito de oxígeno. El personal de enfermería puede controlar el ambiente que lo rodea evitando corrientes de aire, usando incuba- doras, gorros o calentando las cunas. También se pueden usar bolsas de plástico (Figura 3). El método “madre canguro” (el contacto piel a piel prolongado con la madre o el padre), es una intervención guiada por un enfer- mero(a) que ayuda al prematuro a mantener su temperatura corporal dentro del rango normal.

Screen Shot 2018-06-14 at 7.33.54 AM

Cuidados para facilitar el desarrollo Cuando los prematuros se estresan, aumenta su ritmo cardiaco, su frecuencia respiratoria y su presión arterial; esto puede provocar fluctua- ciones en la saturación de oxígeno. La atención de los profesionales de enfer- mería puede reducir el estrés al reducir el ruido o las luces fuertes y posicio- nando a los recién nacidos de manera que estén cómodos y que sus extremi- dades reciban el soporte adecuado (Figura 1). El personal de enfermería puede reducir el número de veces que se molesta a los neonatos, agrupando los procedimientos para realizar varios al mismo tiempo y dejando transcurrir períodos más largos en los que estos no sufran dolor, estén cómodos y puedan dormir.

La técnica “madre canguro” también puede ayudar a mantener a los recién nacidos estables y arropados, aumenta la producción de leche materna, estimula la lactancia y promueve el lazo entre los padres y su hijo.

Evitar las transfusiones de sangre y la anemia Las transfusiones de sangre son un factor de riesgo de ROP y se deben evitar si son innecesarias. La anemia en los prematuros a menudo se agrava al extraer demasiada sangre para analizar con excesiva frecuencia. Los recién nacidos más pequeños sufren la mayor pérdida proporcional de sangre. El personal de enfermería es responsable de monitorear y limitar la extracción de sangre para análisis a fin de que solo se realice para pruebas esenciales. Cuando se extrae alrededor del 10% del volumen total de sangre para análisis, el personal médico superior debe ser informado.

Antes y durante el examen de detección El personal de enfermería neonatal es responsable de preparar a los prema- turos para el examen diagnóstico, preparar el equipo necesario y atender a los recién nacidos durante las pruebas.

Se deben administrar gotas dilata- doras una hora antes del examen para asegurarse de que las pupilas estén bien dilatadas. Durante el examen, el neonato debe mantenerse envuelto de manera segura y recibir una solución sacarosa o un chupete (chupón) para reducir el dolor. El personal de enfermería tiene experiencia en colocar a los recién nacidos de manera que se reduzca al máximo el movimiento de la cabeza para que el examen pueda realizarse lo más rápido posible, especialmente si la condición del prematuro es inestable o si está enfermo. El personal de enfermería también debe monitorear los signos vitales (ritmo cardíaco, saturación de oxígeno, etc.) durante todo el procedi- miento para asegurarse de que el recién nacido permanezca estable una vez concluidas las pruebas.

Retos Las unidades neonatales en muchos países de ingreso bajo y medio a menudo disponen de muy poco personal de enfer- mería debidamente entrenado. Muchos de ellos no reciben capacitación especia- lizada. Incluso en ambientes donde sí reciben entrenamiento de especiali- zación, son frecuentes los cambios y rotaciones de personal, lo cual crea escasez de personal cualificado y falta de mentores. El personal de enfermería no puede brindar atención de calidad si no dispone del equipo adecuado y si no existen políticas y pautas escritas sobre el uso seguro del oxígeno, por ejemplo. Estos factores limitan la efectividad del personal de enfermería y dificultan su capacidad de desempeñar su papel esencial como defensores y líderes en la planificación, gestión y prestación de servicios diarios de atención neonatal de alta calidad.

Resumen El personal de enfermería desempeña un papel vital en la prevención de la ROP. En países donde la atención neonatal es relativamente nueva, los profesionales de enfermería a veces no tienen conocimiento de la ROP ni entienden todo lo que pueden hacer para prevenir la ceguera causada por ROP en los recién nacidos bajo su cuidado. Como profesionales de la salud ocular, podemos educarlos acerca de la ROP adaptando nuestro enfoque educativo a su nivel de conoci- mientos y experiencia.

Bibliografía adicional OMS; UNICEF. Todos los recién nacidos: Plan de acción para acabar con las muertes prevenibles de recién nacidos. Ginebra: Organización Mundial de la Salud 2014. Disponible en: https://www.healthynewbornnetwork.org/hnn-content/ uploads/Every_Newborn_Action_Plan-EXECUTIVE_ SUMMARY-SPANISH_updated_July2014.pdf